Hace tiempo…

Haciendo limpieza en mi pc, me tropece con una de las primeras cosas que escribí para mi Carlos, leerla me sorprende de encontrarlo realmente crecido. Han pasado los años y ambos hemos cambiado; es capaz de hacer muchas cosas sin mi ayuda, y justo en estos momentos en lo que me encuentro en un dilema profundo, la relectura me confirma que mas que todo, se merece siempre y por difícil de enteder: La verdad.

Carlitos de cuatro años

A todas las madres,

y en especial como siempre a mi luz: Carlos Enrique

Te miro y sé cuanto has crecido. Lo noto en tus pantalones cuando ya no rozan tus pies. Lo oigo en tus respuestas cortantes que tanto me gustan, y sin embargo me resisto a entenderlo.

Mi niño ya no me busca para entrar al cuarto o al baño cuando está oscuro – ya alcanza a encender la luz – aunque tenga que ponerse en puntita de pie; ya no me despierta en mitad de la noche para hacer pipí, ahora me despierto horrorizada al no verlo, para descubrir que regresa soñoliento del baño y retomar su posición preferida de sueño.

No me preguntes más,  cuando vas a morirte o porque papá no está aquí. -No quiero- no tengo más respuestas que la verdad y a veces duelen. Vas a morirte como todos, pero aún falta mucho, tendrás que ser más viejo que Abuelo y no se va al cielo, sino al Cementerio.

Mi niño va encontrando sus respuestas y entiende porque a los pollos no se les dan baños de agua o porque el refresco no es más rico cuando le echas agua caliente para que haya “más”. Pero le cuesta entender que tengo que trabajar, dejarlo solo y no estar para llevarlo al círculo. No entiende que si tiene un peso “amarillo” no le alcance  para comprarse una paletica cubierta de chocolate en su envoltorio azul plateado.

Muchacho mío, no creas que por darme besos a montones, vas a librarte del castigo de no ver los muñe; no vas a derretirme como mantequilla diciéndome “mamita de mi alma”. ¡Estás castigado!, el libro no lo rompió el cocodrilo  y mucho menos partió a la mitad todos los colores.

Tengo que darme la vuelta para no morirme de la risa, serán bobas todas las madres-viejas? No soporto verlo llorar, aún cuando sea en respuesta al merecido castigo, mucho más cuando me busca dormido para saber que aún sigo ahí y pedirme que no me vaya. Es más mío cada día, cuando le quiero y cuando le castigo. Lo dejo ganar en cada juego aunque a ratos no tengo que esforzarme para ello.

Carlos Enrique: Me negaría a mi misma, con tal que no crezcas, para llevarte de la mano por la vida y tenerte pegado a mi mano o al hombro que aún no alcanzas; para servirte de faro y sustento, pero no es justo.

Sé libre –crece- hazte hombre. Esta que soy siempre va a esperarte.

5 thoughts on “Hace tiempo…

  1. Es impresionante ver esta foto de Charlie, tan pequeño, y verlo en su actual tamaño, pero con la misma risa pícara en los ojos y en los labios.
    El otro día una persona me dijo, y tiene razón, que nos negamos a aceptar que los hijos crezcan porque llega el momento de verlos volar, y querernos, pero no ser su prioridad, es ley de vida.
    Disfrútalo, mientras aún ame compartir contigo la cama o una serie de TV, es lo que podrás atesorar de su infancia.
    Un beso Viv

  2. Ya sabes, te lo he dicho varias veces, que para mi Carlitos es tu luz, tu salvación, es esa puerta abierta que te ayuda a escapar tantas veces de la tristeza y la soledad. No hay mayor bien en la vida que un hijo, y tu lo tienes. Crecerá y te amará como le amas, ya lo verás. No podrá ser de otro modo, no cuando le amas tanto. Me encantaron la historias, su ingenio, tienes un hueso duro de roer ahí eh. Un beso Viv, y otro enorme para el nene, ese regalo que la vida te ha dado, ese regalo inmenso.

    • Gracias Shere, te he extrañado mucho nena….y ahora es peor, ese niño y yo nos vamos a dar buenos encontronazos, menos mal que siempre pode amarrarlo………..jajajjaja

  3. hermoso el escrito y chulo Carlitos ejeje ….
    ¨Los valores que les dejamos a nuestros hijos, son mas importantes que los bienes heredados..¨

    • Cierto Apple de eso se trata, de valores, pero es más que el mero concepto, para Vivian es complicado pues lo es todo, todo y más, quisiera decirle que los problemas terminan pero no, ahora empiezan los de verdad, ya se deja entrever la difícil puvertad; adornada en nuestros días de cosas que antes no signiicaban nada y ahora definen como socializan en el grupo. Es dificil porque me identifico con la vos entrecortada de Viv cuando toca el crecimiento de nuestros bb, (ojo, con todo lo macho, varón, masculino que soy mi Cristian, ese que me saca las lagunas saladas del pecho para brotar en mis ojos, ese va a ser mi bb aunque sea más grande y fuerte que yo), es duro porque su independencia es sinónimo de “yo lo puedo hacer solo”; “déjame a mí”; “por favor, ve para allá que estoy hablando con mis amigos”,,en fín toda una serie de espacios que son necesarios. Lindo tu niño Viv. Sabes me dió la impresión de que le tiraste la foto justo cuando partió los colores o cuando rompió el libro..jejeje. Los grupos de amigos, hoy en día tienen incorporados nuevos rituales de cofraternidad, las piyamadas que ya no son exclusivas de niñas, porque la versión masculina de jugar hasta tarde y dormir uno por un lado y otro por allá, se ha incorporado, la finalidad es acostarse tarde y reírse toda la noche. Las batallas de Dotta o Wow en red, en donde no solo juegan con sus amigos, sino que interactúan con 500 o 700 personas como un chat interactivo,,, en fín, otras cosas. Su espacio cada vez es más suyo, con sus lenguajes, por suerte para mí haber trabajado con niños y adolecentes me hacen entender y saber lo importante que es un nakama y conocer que Bruce Waine, Kyle, o Peter Parker son historias muy profundas más allá que las máscaras, y por eso los atrapa. Al final, a veces siento que soy un niño más, a pesar de que sea de echo la única persona que lo castiga, o que le habla bien serio y le toco la fibra, buscando la autoverguenza por lo mal hecho, para fijar lo aprendido. Pero me resulta grato su mundo, y mi mundo sin él no tiene sentido. Así como sé Apple que nuestra Vivian es una mujer que tiene el corazón que crece más de lo normal, porque dentro habita un hermoso niño que crece por día, el problema es que los que nos encogemos somos nosotros,, un saludo estaba algo perdido, voy a refugiarme en el Verano, y el hecho de que estoy trabajando más de lo normal… mucho más..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *